Mujer y diversidad funcional

A una gran parte de las mujeres nos gustaría tener una vida plena, no depender de nadie, tener un trabajo, una familia y alcanzar la felicidad. Para las mujeres con diversidad funcional no debería ser un sueño imposible de conseguir.

El cambio hacia la vida independiente es un elemento complejo para todas las personas que nos ayuda a evolucionar y prosperar como seres humanos. En el caso de las mujeres jóvenes con diversidad funcional tiene una mayor relevancia, no tanto por sus limitaciones como por las barreras que encuentran en esta etapa.

En muchos casos es necesario fomentar la autodeterminación y desarrollar programas de autonomía personal y vida independiente para que las mujeres con diversidad puedan gestionar sus propias vidas y hacer frente a los tabúes que se les impone desde su nacimiento, como por ejemplo, la negación del derecho a la maternidad o a disfrutar de una vida sexual sana y libre.

Buscar una vida independiente es, por lo tanto, una aventura que no siempre termina de la forma deseada. Hablamos de mujeres con necesidades específicas y que necesitan de apoyos, pero sobre todo de unos recursos que desgraciadamente o son escasos o no llegan nunca.

Hablamos de barreras sociales pero, sobre todo, de barreras mentales. 


Escrito por: María Rosario Ruiz Luque (voluntaria de AUXILIA)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho + uno =